Tag: Cumplimiento

14/09/2021 – 

Enlaces originales: Valenciaplaza; Murciaplaza;

El mundo del fútbol español ha entrado en una revolución provocada por el dineral que ha puesto sobre la mesa -con condiciones eso sí- la gestora británica de capital riesgo CVC Capital Partners. Un auténtico rescate en toda regla formalizado entre LaLiga y una de las firmas de ‘private equity’ más relevantes del panorama mundial, tal y como contó este diario el pasado 5 de agosto.

El fútbol español atravesaba por graves problemas, sin duda provocado por un endeudamiento desorbitado, pero sin embargo haciendo bien los deberes en lo que a prevención de riesgos penales se refiere. Algo de suma importancia para evitar casos como el procesamiento del FC Barcelona por la Audiencia Nacional por delitos de estafa y corrupción entre particulares, con motivo del fichaje de Neymar cuando éste jugaba en el Santos brasileño allá por 2011.

La importancia del ‘compliance’ en el fútbol, su correcta implantación, los riesgos de no aplicarlo… estas y otras cuestiones planteó Plaza a Miguel Ángel Blanes, ex director general de Tributos y Juego, ex secretario general de la Consejería de Economía y Hacienda de la Región de Murcia y actualmente director del Àrea de ‘Compliance’ de Senex. Se trata de la ‘joint venture’ formalizada hace tres años entre la valenciana Finest Portfolio Ideas -fundada por Rafael Carrau y Vicente Carpio-, y la murciana Axium, que puso en marcha Blanes.

-En estos tiempos donde los clubes de fútbol españoles tienen -en líneas generales- el endeudamiento por bandera, ¿qué importancia tiene la figura del ‘compliance’ o prevención de riesgos penales?
-Siempre es importante disponer de un sistema de prevención de riesgos penales -lo que llamamos ‘compliance’-, no sólo en los momentos de endeudamiento. Los riesgos nos son sólo derivados de esa situación financiera, que puede ser transitoria, sino de la propia evolución de la actividad. Pensemos que, en los casos más mediáticos en los que se han visto envueltos clubs de fútbol, las imputaciones han sido por los delitos de estafa y corrupción entre particulares. Pero hay más delitos a los que están expuestos. De forma que sólo una cultura de prevención de estos riesgos penales, que deriva en la implantación del correspondiente programa, puede mitigar esta exposición hasta hacerla irrelevante.

-Ahora que la gestora británica de capital riesgo CVC ha entrado en el fútbol español inyectando cerca de 3.000 millones de euros, ¿sería un buen momento para que los clubes tuvieran en cuenta el ‘compliance’?
-LaLiga, como órgano encargado de la organización de las competiciones profesionales del fútbol en España, es extremadamente estricta a la hora de exigir estos programas. De hecho, su existencia, y la demostración de que son sistemas vigentes y eficaces, se han convertido en requisitos indispensables para la inscripción en sus competiciones. LaLiga se toma muy en serio la cultura de prevención de riesgos penales para asegurar la limpieza e integridad de las mismas, en beneficio de todos los integrantes: clubs y sus accionista, deportistas, aficionados…


-¿Y hasta qué punto su implementación afectaría -por aquello de la transparencia- a los llamados ‘equipos-estado’ como el PSG donde Qatar está detrás inyectándole miles de millones de euros?
-‘Compliance’ y transparencia son procedimientos complementarios, aunque no se sustituyen. El eventual incumplimiento llamado ‘fair play’ financiero no es, en sí mismo, un delito de los identificados como riesgos penales de los clubs, aunque pueda condicionar su participación en las competiciones oficiales, pero no deriva en responsabilidades penales. Por eso nos gusta hablar de cultura de cumplimiento, como parte de un buen gobierno corporativo, más que de un programa estricto de prevención de los riesgos delitos tipificados en el Código Penal y susceptibles ser cometidos por personas jurídicas.

-¿Qué riesgos evita el ‘compliance’ en el mundo del fútbol?
-De acuerdo con nuestra experiencia, y con las auditorías que hemos realizado, los clubs de fútbol profesional, como cualquier otra empresa, están expuestos a  casi todos los riesgos penales que se les pueda imputar como persona jurídica. Aunque son los delitos con base económica (estafas, cohecho, corrupción…), a los que están más expuestos . Pero estar expuesto a un delito no quiere decir que éste se vaya a cometer. Para eso está la cultura del cumplimiento y los programas bien implantados, ejecutados y mantenidos de ‘compliance’, para asegurar que, pese a la exposición, el riesgo de comisión del delito es mínimo.

-¿Podemos decir que instaurar esta figura es garantizar una competición segura e íntegra?
-Desde nuestra experiencia, podemos asegurar que la cultura del cumplimiento normativo es muy elevada tanto por parte de los clubs como de la propia Liga de Fútbol Profesional. En lo normativo, esta figura y su exigencia es una garantía de primer nivel para la integridad de la competición.

-El artículo 55.19 de los estatutos de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) habla sobre la necesidad de implantar dicha figura, ¿siguen habiendo clubes reticentes a llevarlo a cabo?
-No, porque se ha convertido en un requisito indispensable para la inscripción en la competición. De forma que su no adopción implica automáticamente la exclusión de las estructuras que permiten participar.

Miguel Ángel Blanes (i.), Vicente Carpio (c.) y Rafael Carrau, en Valencia Plaza

-¿Tal vez el caso más sonado es el de Neymar cuando jugaba en el FC Barcelona, club que fue procesado en la Audiencia Nacional por delitos de estafa y corrupción entre particulares con motivo del fichaje del delantero cuando pertenecía al Santos brasileño en 2011?
-Sin duda. Por la trascendencia del club imputado, por la relevancia del jugador y por la gravedad de los delitos por lo que ha sido procesado el FC Barcelona, es el caso más relevante, y ha venido a demostrar el acierto de LaLiga en exigir como condición definitiva para participar en sus competiciones el hecho de disponer de estos programas de prevención.

-Nos consta que Senex ha realizado varias auditorías a clubes de Primera División, ¿qué nos puede contar al respecto?
-En las auditorías que hemos realizado, hemos verificado el alto nivel de cultura del cumplimiento normativo y los altos estándares de integridad de los clubs auditados, que entiendo será extensible al resto de clubs participantes. LaLiga se toma muy en serio, como dijimos antes, esta obligación, y los clubs lo han asumido plenamente. Entre ambos han acertado en implementar un modelo muy eficaz y que se mantiene permanentemente actualizado, por lo que podemos asegurar que los clubs son extremadamente cuidadosos en la prevención de los riesgos penales a los que están expuestos.

-Por último, ¿qué aporta Senex en materia de ‘compliance’?
-En Senex abordamos la problemática de la responsabilidad penal desde una perspectiva multidisciplinar, lo que nos permite acotar adecuadamente los problemas reales de las empresas. Nuestras implantaciones suponen  diseños completos y a medida (‘llave en mano’), basadas en el conocimiento directo de la empresa. Y, muy especialmente, porque podemos seguir al lado del cliente tras la implantación, prestando servicios de ‘compliance’ externo, de asistencia jurídica, de canal de denuncia…

Artículo publicado en Sector del Juego.

El Sector del Juego es, con diferencia y por múltiples factores, uno de los más regulados en nuestro entorno jurídico. No hablamos únicamente de las líneas maestras de la disciplina empresarial del mismo, más aun;no hay prácticamente ningún resquicio que afecte a la ordenación del mismo que no requiera realizar comunicaciones a las distintas Administraciones, seguir unos marcados pasos desarrollados a veces en confusas y diversas regulaciones, solicitar permisos ante diferentes organismos, y así un largo etcétera. No en vano el Juego es uno de los llamados Sectores Regulados, lo que teniendo en cuenta que no queda ya prácticamente ninguna actividad que no esté profusamente regulada en nuestro entorno da fe de que en este caso se afrontan verdaderos desafíos cuando hay que disciplinar una empresa. En vista de todo ello, el Juego está, por decirlo de algún modo, especialmente regulado.

Conviene, no obstante, no perder de vista el resto del marco jurídico y regulatorio que afecta, no solo al Sector del Juego, sino en general a todo el entorno empresarial. Y es que en los últimos años hemos asistido a una verdadera revolución en materia de derecho preventivo, con la nueva legislación promulgada que versa, entre otros aspectos, sobre Prevención del Blanqueo de Capitales, Compliance y Protección de Datos. Todas estas disciplinas fueron objeto hace unos años de un impulso definitivo y en muy poco tiempo asistimos ya a cambios en sus regulaciones que, de hecho, profundizan más en el rigor de las mismas.Además, lo importante no son las modificaciones que ya se han realizado –que también– sino las que se atisban en el horizonte.

Es importante poner ello de manifiesto porque si esta amalgama de cambios legislativos ha supuesto un desafío, en general, para todas las empresas, cuando hablamos de Sectores Regulados como el Juego se afrontan retos aún mayores. Y es que al exigir en este campo la Administración desde el principio y durante todo el desarrollo empresarial un rigor superior en prácticamente todas las facetas, el riesgo de cometer incumplimientos normativos es muy superior en comparación con otros ámbitos. Siendo ello así, las empresas del Sector tienen frente a sí, sin ningún género de dudas, el mayor desafío desde su fundación, hace décadas, cuando se legalizó el Juego en este país.

No es necesario ser profuso en ejemplos para encontrar aspectos del funcionamiento de las empresas del Sector a los que atañen todas estas regulaciones. Sin ir más lejos el Registro de Prohibidos, por su propia idiosincrasia, se encuentra profundamente afectado por todos estos cambios legislativos, al contener información sensible que está sin duda disciplinada por la legislación en materia de Protección de Datos y cuya ordenación sin los protocolos adecuados puede exponer a cualquier empresa a delitos contra la intimidad, llegado el caso. En materia de Blanqueo de Capitales es palmario y no hace falta siquiera entrar en particularidades, al ser las empresas del Sector sujetos obligados según el artículo 2 de la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo.

A la vista de este escenario conviene aplicar la máxima racionalidad, pues lo determinante es poder seguir funcionando con la mayor normalidad y generar beneficio pero, eso sí, cumpliendo la Ley. Es por ello que conviene articular un plan integral en materia de derecho preventivo que armonice cuando ello sea posible –que lo es en muchos aspectos– todas estas disciplinas. De esta forma podremos evitar solapamientos en materia, por ejemplo, de canales de denuncia, protocolos o de órganos de control y responsables. Si diseñamos una estructura de prevención integral no solo ahorraremos los costes económicos de duplicar estructuras de cumplimiento, sino que tendremos un plan más eficaz y útil y será más sencillo para la empresa seguir funcionando sin dejar de lado el rigor que exigen las nuevas regulaciones, de hecho se estará aplicando una mayor disciplina en la medida en que todo lo tendremos integrado en el mismo plan, de forma que no dejaremos ningún aspecto fuera de atención en las actuaciones en este campo. Todo ello es perfectamente lógico, pues los aspectos que se protegen con los Programas de Protección de Datos van íntimamente ligados con la protección de los delitos vinculados a la intimidad, allanamiento informático, daños informáticos o incluso tangencialmente otros delitos de los programas de Compliance, y el Blanqueo de Capitales ha de ser, ex lege, uno de los delitos de obligatoria consideración en cualquiera de estos programas.

Hemos de aprovechar esta oportunidad y englobar bajo el término Compliance todo el cumplimiento de la empresa.