Sobre la nulidad de las autoinscripciones en el Registro de Prohibidos del Juego